Ejemplos de Aféresis

Si has entablado conversaciones coloquiales, relajadas y frescas, es posible que hayas hecho uso del fenómeno lingüístico llamado Aféresis, aun sin reconocer el término. A medida que avancemos en este escrito te darás cuenta que hacemos uso de muchos ejemplos de Aféresis.

Dicho fenómeno se enraíza como respuesta o producto del intercambio comunicacional natural y cotidiano. Este deriva en acciones que transforman fonéticamente algunas pronunciaciones  y en cierta medida, quedan transformadas al punto que la RAE las acepta e incluye.

Tabla de Contenido
  1. ¿Qué es la Aféresis?
    1. Algunos ejemplo de aféresis en más de dos silabas
    2. Aféresis con carácter coloquial
  2. El recurso de Aféresis en la poesía
  3. Uso indiscriminado de las aféresis
  4. Tipos de aféresis
  5. ¿Cuáles otros metaplasmos son recursos lingüísticos que se agrupan con las aféresis?
    1. Síncopa
    2. Apócope

¿Qué es la Aféresis?

Aféresis es el término que indica la supresión o eliminación de forma retórica de un sonido al inicio de una palabra. Este fenómeno o recurso del lenguaje forma parte de procesos conocidos como Metaplasmos.

A su vez, los metaplasmos son eventos fonéticos que transforman una palabra por medio de la adición, supresión, transformación o cambio de las palabras en una o dos de sus silabas o fonemas, bien al inicio, final o medio de la misma.

La aféresis puede ser inclusive de una letra expresamente, al inicio de la palabra. Entre los ejemplos de aféresis más conocidos o comunes que podemos precisar esta sin duda, el que observamos en la palabra “Psicología”, en la cual, fonéticamente suena a partir de la silaba “Si”.

Otros ejemplos de aféresis que pueden connotarse como comunes que podemos precisar y que suprimen la primera letra como el caso del ejemplo anterior:

  • Psoriasis → Soriasis
  • Mnemotécnica → Nemotecnia
  • Gnomo → Nomo
  • Despabilar → Espabilar
  • Pseudónimo → Seudónimo

Algunos ejemplo de aféresis en más de dos silabas

Como hemos señalado este recurso lingüístico es aplicado de la misma forma a una letra, una silaba así como a más de una, siempre que hablemos del inicio de la palabra a quien se aplica. De esta manera algunos ejemplos de aféresis en más de dos silabas,  también son habituales, tales como:

  • Autobús → Bus
  • Hermano → mano
  • Violoncelo → Cello
  • Muchacho → Chacho
  • Ahora → Ora

Aféresis con carácter coloquial

Al principio del post hicimos la acotación de cuan factible es que hayas utilizado este recurso lingüístico en conversaciones cotidianas. La aféresis con carácter coloquial es la que se emplea cuando hacemos referencia de terceros; también se le conoce como vocativo genérico.

Es frecuente de la misma forma la utilización de ejemplos de aféresis en la pronunciación de nombres propios. Esta acción la reconocemos comúnmente como diminutivos, pero, en realidad se trata de aféresis, es decir, la supresión de una o más silabas fonéticas, como hemos explicado.

Estos son unos ejemplos de aféresis aplicadas a nombres propios y que suprimen o eliminan una o dos silabas o incluso otras transformaciones como se ve en estos ejemplos.

  • Guadalupe → Lupe
  • Martina → Tina
  • Josefina → Fina
  • Antonio → Toño

El recurso de Aféresis en la poesía

En los tiempos conocidos como el “siglo de oro” del Romanticismo el recurso de aféresis en la poesía era muy común. Esto en respuesta a la métrica que debían observar las estrofas en cuyo caso se conferían las licencias de utilizarlas.

Con el paso del tiempo esta práctica fue desapareciendo hasta llegar a hacerse nula prácticamente.

Uso indiscriminado de las aféresis

A pesar de que la cotidianidad y las formas comunes de relacionarse oralmente, han dado paso a este y otros recursos literarios y del lenguaje, no implica que deban ser de uso abusivo. El ser humano por comodidad ha intervenido en la pronunciación fonética de algunas palabras y con ello ha dado lugar a cambios que ya se tienen por certeros y aceptables.

Sin embargo, ¿Qué pasa si ocurre el uso indiscriminado de las aféresis?  Como todo lo relacionado a una práctica constante, con el uso de las aféresis ocurre lo propio, se transforma en costumbres y prevalecen dichos cambios.

Usar indiscriminadamente este fenómeno lingüístico puede terminar en vicios del lenguaje que no deben arraigarse porque deforman la sutileza y carácter de la lengua. Mucho menos cuando hablamos de contextos formales.

Tipos de aféresis

En los ejemplos de aféresis que hemos precisado a lo largo del post podemos percatarnos de que hay unos que provienen de la raíz misma de la palabra que sufre  connotación y otros propios de la lengua.

En relación a los primeros, podemos decir que el cambio o transformación ocurre cuando una raíz pasa de un idioma a otro y son más imperceptibles si se desconoce la etimología desde donde provienen.

Otros ejemplos que podemos citar para ilustrar mejor esta idea serían:

  • Scientia → ciencia
  • Avant-Garde → Vanguardia
  • Schedula → Cedula

¿Cuáles otros metaplasmos son recursos lingüísticos que se agrupan con las aféresis?

Mencionamos en un apartado anterior el significado de metaplasmos y puntualizamos que refieren transformaciones que se realizan en ciertos vocablos. Dichas transformaciones pueden hacerse al inicio, en medio o al final de los mismos.

 Según el sitial donde se encuentre ubicado el lugar de la transformación fonética se referirá a un recurso lingüístico especifico que explicaremos someramente a continuación. De esta forma seguimos avanzando en conocer otras figuras retoricas aparte de los ejemplos de aféresis. Esto también nos ayudará a distinguir si realmente estamos frente a una de ellas o no.

Síncopa

Este fenómeno se produce en medio o lo que es igual, en el interior de una palabra, es decir, son las omisiones o supresiones de una o más letras, pasada la silaba primera de ella. La Síncopa también se aplica a algunos tiempos verbales.

Pero en líneas más comunes podemos verlas aplicada en figuras más ordinarias y comunes como por ejemplo: “toavia no an venio” en la cual podemos ver una sincopa junto a un ejemplo de aféresis también.

Apócope

La apócope es el fenómeno de suprimir u omitir fonéticamente una o más letras que forman parte del final de un vocablo. Estos recursos son más comunes y se usan con familiaridad. Algunos ejemplos comunes pueden ser palabras como: Profe, Bici, Foto entre muchas otras conocidas.

Otro uso apocopado que suele emplearse es en los diminutivos afectuosos aplicados a nombres propios como: Tere, Rafa, Bea, entre muchos otros.

5/5 - (15 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies