Carta de recomendación familiar

CARTA RECOMENDACION FAMILIAR

Las cartas de recomendación familiar, en general, cumplen los mismos parámetros de estructura que los otros tipos de cartas referenciales. La única diferencia es que el emisor no es alguien tan alejado a la persona a quien se está refiriendo.

Las cartas de recomendaciones o referencias son documentos formales que se basan en recomendar a alguien para algo en específico. El propósito puede variar, pero la intención principal es afirmar que una persona es la mejor para hacer algo determinado.

A continuación, explicaremos si las cartas de recomendación familiar son válidas y las características principales que las diferencian del resto.

Tabla de Contenido()

    ¿Son válidas las cartas de recomendación familiar?

    Las cartas de recomendación familiar no se consideran válidas para ningún tipo de trámite que una persona determinada deba realizar. Esto se debe a que con una carta de recomendación se evalúa si dicha persona es digna de cierta confianza.

    Una carta de recomendación debe ser emitida por una persona que se considere imparcial, sin emitir juicios hacia el solicitante. Un familiar no puede ser imparcial, ya que lo más común es que garantice siempre que la persona merece confianza.

    Puede haber situaciones donde el familiar afirme esto con seguridad, pero la persona referida no sea alguien correcto o confiable. En este tema influyen todos los juicios emocionales y sentimentales que tenga el familiar a la persona que está recomendando.

    Sin embargo, hay personas que no tienen las posibilidades de adquirir una recomendación parcial de otra persona, no un familiar. Es por esto que el consejo es utilizar una recomendación familiar como último recurso, cuando no haya más opciones disponibles.

    La estructura de estas cartas es la misma que las cartas de recomendación de un amigo, empezando con un membrete. Aquí se colocan los datos de identificación de quien recomienda, la fecha y el nombre del receptor de la carta.

    En caso de no conocerse el nombre del receptor, se puede utilizar la frase “A quien corresponda”, como recurso general. Luego se comienza con el cuerpo de la carta, con una introducción del propósito y luego la recomendación que corresponda.

    Siempre se debe finalizar cualquier carta de recomendación colocando los datos de contacto de la persona quien hace la referencia. Esto sirve para todas aquellas instituciones o interesados que buscan verificar la información que se les ha proporcionado en ella.

    La única diferencia con las referencias personales comunes es que es un familiar quien está emitiendo la carta a evaluar.

    Desventajas de emitir estas cartas de recomendación familiar

    Una carta de recomendación emitida por un familiar pierde su completa credibilidad, porque no se considera como un documento imparcial. Como se trata de gestiones formales, sea cual sea, necesita una visión profesional y seria de la persona a referir.

    Lo mejor es siempre buscar una persona externa que conozcamos y que pueda confirmar que una persona es de bien. Así no existe el núcleo consanguíneo que puede afectar la perspectiva de la persona quien está realizando la determinada carta.

    Subir

    Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies