F√°bulas Cortas

¬ŅQu√© son las¬†f√°bulas? Pues son unos relatos cortos, que por cierto, la mayor√≠a de las veces suelen basarse en historias de animales que se utilizan como recurso did√°ctico para¬†ense√Īar con virtudes y defectos en historias a los ni√Īos o cualquier persona.

Las f√°bulas estimulan a los ni√Īos para que descubran nuevos mundos en base a experiencias de f√°bulas que les hemos contado. As√≠, desde bien temprano ellos adquieren sus propios valores para comprender como funciona el mundo y estimulen su curiosidad.

Detr√°s de una narrativa fresca y amena se encuentra una riqueza literaria capaz de aleccionar e increpar a m√°s de un oyente. Te hablamos de los conocidos relatos denominados f√°bulas. Por ello, hoy te presentaremos ejemplos de f√°bulas cortas y su alcance.

Este recurso literario es una noble herramienta que sirve para introducir ense√Īanzas y reflexiones de una manera sutil pero contundente. Su car√°cter narrativo se adapta a cualquier p√ļblico, por lo que la hace una herramienta ideal para ense√Īar valores.

No se trata de un recurso dedicado exclusivamente a un p√ļblico particular por lo que forman parte de la cotidianidad. Las f√°bulas cortas se integran como recursos en m√©todos de crecimiento personal y grupal por lo apropiado de su estructura.

Tabla de Contenido

    ¬ŅQu√© es una f√°bula?

    Una f√°bula es un relato breve que utiliza la presencia de un narrador en tercera persona que comunica las situaciones que transitan los personajes de la historia. Ver√°s con notoriedad en muchos ejemplos de f√°bulas cortas que estas se desarrollan a la brevedad y de manera atemporal.

    Esta atemporalidad permite que la narrativa no se vuelva compleja sino lineal, para procurar la f√°cil ¬†interpretaci√≥n y completar el fin de efectuar la ense√Īanza que procura. Posee un sencillo esquema que consta del inicio, que plantea el dilema que propone y el desarrollo, que puede resolverse o no, lo que muchas veces deja entrever el resultado conocido como: moraleja.

    ¬ŅQui√©nes son los actores o protagonistas de las f√°bulas cortas?

    Para este recurso literario como podr√°s encontrar en innumerables ejemplos de f√°bulas cortas se utiliza la humanizaci√≥n de animales u objetos. Esto es, sencillamente que se le confiere car√°cter humanizado a estos seres que interact√ļan en el relato.

    Esto se hace con la finalidad de no crear estereotipos o prejuicios, pues son acciones con carácter ficticio. Este carácter ficticio no se aplica al orden de las acciones que pretenden exponer situaciones de vicio o inmorales, sino, a que no refiere a ninguna persona o tiempo específico.

    La intención implícita en las fábulas cortas

    Podemos precisar en todos los ejemplos de f√°bulas cortas que su intenci√≥n impl√≠cita es la de instruir de una manera franca, directa, personal, al mismo tiempo que libre. Esto obedece a que cada oyente podr√° inferir y sustraer la ense√Īanza misma que le ha transmitido el relato.

    Las fábulas se conciben para generar un contraste entre el comportamiento o la acción descrita y la realidad moral que debe prevalecer. Por ello, las fábulas cortas poseen un carácter moralizador, aleccionador y didáctico, sencillo pero contundente, que se les emplea recurrentemente en la educación de los infantes.

    La Moraleja: el fin que se preserva después del final

    La costumbre es que el fin es el culmen de lo que se realizaba. Sin embargo, en todos los ejemplos de f√°bulas cortas hay un elemento com√ļn y es que el fin es el principio de un cambio. Esta acci√≥n la produce la Moraleja: el fin que se preserva despu√©s del final.

    La Moraleja es la ense√Īanza que procura el relato que se ha escuchado. Es el producto directo de las acciones que se sucedieron y lleva impl√≠cita la ense√Īanza moral que debe generar un impulso de reflexi√≥n o cambio.

    La palabra Moraleja proviene del lat√≠n ‚ÄúMorńĀlis‚ÄĚ y persigue un aprendizaje sustra√≠do a partir de la ense√Īanza de la narrativa de la f√°bula. Estas no quedan a libre interpretaci√≥n del p√ļblico, sino que se estructuran en una peque√Īa frase o estrofa que suele rimar.

    Las moralejas no son críticas, son en contraparte una especie de consejo que puede aplicarse para generar cambios conductuales inapropiados. Esto es lo que hace que los ejemplos de fábulas cortas sean tan apropiadas para educar y reencauzar comportamientos.

    Ejemplos de f√°bulas cortas para compartir

    El n√ļmero de f√°bulas aleccionadoras es amplio. Te compartiremos unos cuantos ejemplos de f√°bulas cortas para que compartas la grandeza de este sencillo pero inigualable recurso de la literatura universal.

    1.- El Burro con piel de León

    √Črase una vez un burro que encontr√≥ una piel de le√≥n en medio del campo:

    ‚ÄúCon esta piel podr√© disfrazarme de le√≥n y asustar a los dem√°s animales‚ÄĚ, pens√≥ entre risas.

    El burro se puso la piel del león y recorrió el campo disfrazado. Al verlo, las personas y los animales corrían aterrorizados. ¡Pensaban que el burro era en realidad un león!

    Un d√≠a, el burro estaba tan orgulloso de su haza√Īa que dej√≥ escapar un fuerte rebuzno.

    Cerca, hab√≠a un astuto zorro que no pod√≠a ser enga√Īado.

    ‚ÄĒQu√≠tate ese disfraz, burro descocado ‚ÄĒdijo el zorro‚ÄĒ. Pareces un le√≥n, pero por la forma en que rebuznas, solo puedes ser un burro.

    Moraleja: S√© t√ļ mismo, no pretendas ser lo que no eres.

    2. El León y el Ratón.

    el leon y el raton

    Fue un d√≠a con mucho sol, el le√≥n se encontraba perfectamente dormido cuando un peque√Īo rat√≥n pas√≥ por su alrededor. Iracundo, el le√≥n tom√≥ al rat√≥n con sus enormes garras y cuando estaba a punto de aplastarlo, escuch√≥ al ratoncito decirle:

    ‚ÄĒD√©jame ir, puede que alg√ļn d√≠a llegues a necesitarme.

    Al le√≥n le produjo una gran risa estas palabras, por lo que decidi√≥ soltar al peque√Īo rat√≥n.

    Al cabo de unas pocas horas, el león quedó atrapado en las redes de unos cazadores. El ratón, fiel a su promesa, acudió en su ayuda. Sin tiempo que perder, comenzó a morder la red hasta dejar al león en libertad.

    El león agradeció al ratón por haberlo salvado y desde ese día comprendió que todos los seres son importantes.

    Moraleja: No menosprecies a los dem√°s, todos tenemos las cualidades que nos hacen muy especiales.

    3. El Burro y el Caballo

    Un hombre tenía un caballo y un asno.

    Un día que ambos iban camino a la ciudad, el asno, sintiéndose cansado, le dijo al caballo:

    - Toma una parte de mi carga si te interesa mi vida.

    El caballo haciéndose el sordo no dijo nada al asno.

    Horas más tarde, el asno cayó víctima de la fatiga, y murió allí mismo.

    Entonces el due√Īo ech√≥ toda la carga encima del caballo, incluso la piel del asno. Y el caballo, suspirando dijo:

    - ¡Qué mala suerte tengo! ¡Por no haber querido cargar con un ligero fardo ahora tengo que cargar con todo, y hasta con la piel del asno encima!

    Moraleja: Cada vez que no ofreces tu mano para ayudar a tu prójimo que honestamente te lo pide, sin que lo notes en ese momento, en realidad te estás perjudicando a ti mismo.

    Ya ves lo sencillo que puede ser, anímate a crear tu propia fábula corta y deja plasmada una gran moraleja que aprender y practicar.

    5/5 - (15 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies